LAS 10 ACCIONES PARA GENERAR TRABAJO Y EMPLEO Reactivación económica y generación de empleo

La situación que atraviesa el país en materia de crecimiento económico, desempleo, pobreza y falta de una política pública clara y estable es grave, pero debe permitirnos generar un nuevo pacto social por el bien de Costa Rica y especialmente de las mayorías que están sufriendo las consecuencias de esta situación. Ante ese panorama Olman Segura, economista y director del Centro Internacional de Política Económica de la Universidad Nacional (Cinpe-UNA), elaboró una lista de 10 propuestas para acciones inmediatas que permitan generar trabajo y empleo. Segura explicó que el crecimiento económico proyectado es de apenas 2.7% para el 2019, el desempleo según el INEC de un 13,4% de la población, si se suman las 276.000 personas que buscan trabajo y las 60.000 desalentadas que se cansaron de hacerlo, y la pobreza de un 21,5% implica poco más de un millón de personas, se presenta uno de los peores escenarios vividos en la historia económica del país. “Si a esto le añadimos la situación fiscal, con un déficit financiero del gobierno central de un 5,9% en el 2018 y proyectado sin cambio significativo para el 2019, el coctel que tenemos en frente es difícil de digerir para cualquiera”, comentó el especialista. Agregó que se deben generar políticas públicas integrales, innovadoras, de señales claras y estables para el sector productivo que permitan el triple efecto de reactivación económica, creación de trabajo y reducción de la pobreza. “Estoy convencido que no puede ser el Estado el que genere empleo, sino que es sector privado, las cooperativas, las asociaciones productivas agropecuarias, mipymes, pymes y otras, las que pueden generar trabajo decente”, recalcó el economista. Propuestas para acciones inmediatas que permitan generar trabajo y empleo. 1- El Banco Central de Costa Rica (BCCR) tiene espacio para bajar la tasa de política monetaria (TPM) aún un poco más, con la idea de generar de esta forma un impulso a la baja de los intereses en los bancos comerciales que prestan al sector productivo y las personas. Ya lo hizo este año dos veces, pero aún así no ha llegado a la tasa que teníamos en el 2018. 2- Según lo propuso hace unos días la Cámara de Comercio de Costa Rica, es importante que el BCCR baje el encaje mínimo legal 1 o 2% para los bancos, de modo que puedan brindar préstamos al sector productivo. De un 15% de encaje de las captaciones del público que tenemos en este momento, se puede pasar a un 13 o 12% como en otros países. Con los recursos liberados se debería prestar para financiar viviendas de clase media y baja, lo mismo que otro tipo de obras o actividades que generen trabajo. 3- Aunque las tasas de interés de las tarjetas de crédito se supone que están regidas por oferta y demanda, la autoridad nacional debería intervenir para detener el abuso de algunos bancos que cobran tasas de 40% anual y más. Están realmente ahogando a las familias que no pueden consumir ni lo más básico e impactando de forma indirecta y negativa al comercio, la dinámica empresarial y hasta la estabilidad emocional de las personas. 4- Debe establecerse una tasa de interés preferencial para las pequeñas y medianas empresas, por un plazo de un año o máximo dos, con periodo de gracia de un año, para que pague únicamente los intereses. Banca de Desarrollo podría crear estas condiciones especiales, que deberían ser de carácter prioritario para las pymes nacientes que generen empleo o encadenamientos de sus actividades. 5- Transformar el Programa Nacional de Empleo (PRONAE) en uno de Emprendimiento y Servicio Social. En la actualidad el Fondo de Asignaciones Familiares, FODESAF, traslada al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) la suma de 12.350 millones anuales para el PRONAE, que se suman a más de 5 mil millones del presupuesto propio de la institución y lo que se hace es subsidiar por períodos de tres meses a personas que no tienen empleo a cambio de trabajos menores municipales, especialmente en las zonas rurales del país. Propongo que “en vez de entregar el pescado, trabajemos enseñándoles a pescar”. O sea propongo crear un programa que financie a recién graduados universitarios para que vayan en grupos de dos o tres jóvenes, hombres y mujeres, que quieran trabajar en “emprendimiento y servicio social” para apoyar a personas que tienen ideas productivas, actividades agropecuarias o agroindustriales, mipymes, pymes y otras que existen en las regiones, pero que por falta de planes de negocios, de un buen diseño, de un análisis administrativo contable u otros problemas no pueden acceder a créditos o bien no pueden levantar el emprendimiento. Igual que los médicos recién graduados se rifan una serie de cupos para hacer trabajo social por un año empleados por la CCSS, se crearía un programa para rifar un buen número de cupos para recién graduados en otras disciplinas y distribuidos por los 82 municipios del país o bien los de zonas más necesitadas del empleo. El múltiple efecto que produciría este programa es que sensibiliza a la juventud con las zonas más necesitadas del país, les genera experiencia y apoya la creación de emprendimientos en las zonas más deprimidas del país. El programa EMPLEATE puede trabajar en esta dirección. 6- Los pagos de las planillas de la CCSS deben hacerse según el monto pagado al trabajador. Si se contrata a una persona por una jornada menor a la de tiempo completo, se debería reportar el monto del salario pagado, de forma que se pague a la CCSS la proporción que corresponde y no como actualmente el monto de un tiempo completo contratado. En la actualidad existe más de 1 millón de personas trabajando de manera informal y otro tanto en subempleo; estas personas no contribuyen a la Caja porque tienen que pagar sumas que no pueden financiar o porque los patronos deberían reportarlas como si estuvieran trabajando a tiempo completo. 7- Se deben promocionar las Alianzas Público-Privadas (APP) con contratos claros, que favorezcan a la mayoría de los costarricenses, y que signifiquen atracción de capital extranjero tanto financiero como intelectual, para actividades que no podríamos realizar con solo la inversión del Estado costarricense. Por ejemplo, crear una zona franca en el Pacífico Central ayudaría a generar trabajo para jóvenes del norte y sur de la costa pacífica, donde existen un buen grupo de universidades públicas y privadas y donde el desempleo y la desigualdad son mayores que en el Gran Área Metropolitana. Se debe coordinar con CINDE, PROCOMER y COMEX para lograr mayor numero de vinculaciones y encadenamientos entre las zonas francas y las empresas locales. 8- En la misma línea de las APP se debería aprobar la iniciativa de Empresas de Economía Mixta que está en la Asamblea Legislativa y que están funcionando exitosamente, con miles de empleados, en países como España y varios países suramericanos. 9- La eliminación de trámites y requisitos para que se constituyan negocios y emprendimientos deben continuarse, pero de forma mucho más acelerada. El silencio positivo debe ser considerado. 10- Desde luego que se debe seguir la recomendación del economista clásico, J.M. Keynes, que nos recomienda inversión estatal en actividades como la construcción de infraestructura pública crítica, como escuelas, puentes, pasos elevados para peatones en las rotondas, carreteras, viaductos, caminos vecinales y otros.

Me gusta 0 Me Gusta - 0 Comentarios
Copyright © 2018-2019 Agora Periódico. Todos los derechos reservados. Tel: 8923-8666
Desarrollado por Tuwebtica.com Bajo los Estándares Boostrap AdminLTE-2.3.11