El pasado jueves 10 de enero la Asociación Ecologista Planeta de Grecia presentó al Concejo Municipal de Grecia la problemática de la reapertura del camino San Miguel-Volcán Poás y las construcciones, aparentemente, en el Parque Nacional Volcán Poás. Cada año, miembros de la citada asociación realizan caminatas de inspección a las zonas de protección en la parte alta de San Roque. En la última visita realizada manifiestan que quedaron asombrados con la cantidad de construcciones que se han realizado en el último año y que probaron con fotografías, videos e inclusive con imágenes de Google Maps. Indicaron además, que se han iniciado procesos para secar árboles en la zona con el propósito de hacer más construcciones, hay medidores del servicio eléctrico y un acueducto construido para continuar desarrollando la zona. Parte del deterioro de la zona de protección acuífera se ha debido también a la apertura del camino San Miguel-Volcán Poás. Antes sólo a pie se podía subir, ahora es posible tránsito de vehículos hasta la parte alta. En esto es interesante porque se intervienen caminos donde no hay viviendas y en cambio en lugares como en Santa Gertrudis Sur, donde hay hasta personas con capacidades diferentes, que requieren un camino asfaltado, no se ha hecho nada. El alcalde y funcionarios indicaron que había realizado una inspección con el MINAE por una denuncia por movimiento de tierras. No indicaron si se había hecho algo más por la denuncia y preocupación de los miembros de la Asociación Ecologista Planeta de Grecia. Los miembros del Concejo y la Alcaldía exaltaron la labor de la asociación, pero creo que no sintieron la preocupación y hasta la indignación que les causaba lo que estaba sucediendo en una zona que es imprescindible para el cantón de Grecia como zona de protección y de recarga acuífera (San Miguel-Volcán Poás). La denuncia me alarmó, pero me escandalizó el hecho de que el Alcalde de Grecia dijera que son (Acta S.E. 210, página 19, renglones 1 a 3) “las personas de MINAE, quienes son los que tienen la competencia para todos estos temas ambientales”. Parece desprenderse de sus palabras, que nuestra municipalidad no puede hacer nada en defensa de nuestros intereses ambientales y a futuro, del agua para consumo humano y producción agrícola principalmente. Cualquier persona, organización y con más razón el Gobierno Local, en representación de los intereses de sus vecinos, vecinas y los que estén más allá de sus límites cantonales, puede y debe accionar los mecanismos legales en protección del ambiente y más aún de los delitos que puedan estarse cometiendo en su contra. Ni el Alcalde, ni el Concejo mostró informes o expedientes que comprobarán las gestiones realizadas con la Municipalidad del Cantón de Poás para determinar si el desarrollo que se está dando en la zona está conforme a derecho, o de todas las gestiones realizadas ante el MINAE y menos aún, de denuncias en el Tribunal Ambiental. No importa donde se esté dando un daño ambiental, si afecta al cantón de Grecia, la Municipalidad de Grecia debe reaccionar en su defensa. ¿En qué lugar de importancia esta la protección del ambiente y del agua para la Municipalidad de Grecia? Si hay que juzgar por las pruebas, el ambiente y el agua no estarían en los primeros lugares.

Me gusta 0 Me Gusta - 0 Comentarios
Copyright © 2018-2019 Agora Periódico. Todos los derechos reservados. Tel: 8923-8666
Desarrollado por Tuwebtica.com Bajo los Estándares Boostrap AdminLTE-2.3.11