• Don Edwin junto a su esposa, hasta hace poco más de dos años se desempeñaba como taxista. Foto de f
  • Esta es una de las unidades antiguas que don Edwin utilizó en sus inicios. Foto de familia

Edwin Granados Cordero nació en 1931 en Cartago. Don Edwin estuvo casado con doña María del Carmen Barquero Ulate por 68 años. Granados laboró con la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) en San José desde el año 1949. Más adelante, en 1951, le fue asignada la atención de las líneas telefónicas comprendidas entre Palmares y Grecia. Durante esa época residieron en Naranjo. Por el año 1953 se trasladaron a Grecia donde él continuó desempeñándose como empleado de la CNFL. De manera paralela realizó trabajos ocasionales relacionados con electricidad y telefonía tanto en el ámbito privado como en el comercial, por ejemplo la instalación de la central telefónica de la Cooperativa Victoria. Además entre sus diversos oficios trabajó de mesero en el Restaurante La Parra. Aproximadamente en 1954 incursionó en el negocio de los taxis lo que le permitió renunciar a la CNFL en 1960 para dedicarse de lleno a su nueva empresa, fundando así el Garaje Granados ubicado 30 metros al norte de la esquina noroeste de la Iglesia Católica Las Mercedes. La prestación de servicio de transporte público en Grecia la mantuvo hasta 1971 cuando se trasladaron a residir en San Juan de Tibás. Posteriormente buscando diversificar aún más su trabajo y habilidades dedicó sus esfuerzos al sector de agricultura en la zona del Pacífico Central. En Parrita sembró y comercializó arroz, melón y sandía. La zona y el clima cautivaron sus corazones y los convencieron de quedarse en esa zona por todos estos años. Continuando con su vocación, fue concesionario de una placa de taxi hasta el 2016. Sin duda la variedad e intensidad de sus muchos oficios evidencian su amor por el trabajo y su increíble perseverancia y energía que mantuvo hasta sus últimos días de manera ininterrumpida. Siempre intentó combinar su esfuerzo físico con su insaciable sed de conocimiento y pasión por la lectura a pesar de ni siquiera haber concluido la primaria. Definitivamente don Edwin supo vivir, supo envejecer y supo partir; dejando un legado de buenos ejemplos de trabajo. Supo vivir, supo envejecer y supo partir con dignidad y en familia; sin duda todo un ejemplo. Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre el mar. Nunca perseguí la gloria, ni dejar en la memoria de los hombres mi canción; yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón. Tarareando un par de estrofas de una linda melodía compuesta por Johan Manuel Serrat dedicada al poeta Antonio Machado y apoyado y agradecido con la semblanza elaborada por la familia de don Edwin es que hoy trasladamos a muchos griegos en la segunda mitad del siglo XX, época considerada de retos y en la que personas visionarias realizaron una labor, que aunque callada permitieron iniciar el desarrollo de la incipiente Grecia de la época. Y es que para quienes en ese entonces teníamos ojos y mente de infante, aún está en nuestro “chip” la imagen de aquel visionario hombre en el garaje de taxis ubicado en un complejo donde muy cerca estaba el restaurante La Parra, la Foto Vásquez y el cine Olivia, comercios muy conocidos y cerca del parque central de Grecia. Don Edwin falleció a los 87 años el pasado 18 de diciembre y es por ello que quisimos traerlo a la mente de quienes le conocieron y saben del trabajo que realizó en este occidente de la provincia de Alajuela.

Me gusta 0 Me Gusta - 0 Comentarios
Copyright © 2018-2019 Agora Periódico. Todos los derechos reservados. Tel: 8923-8666
Desarrollado por Tuwebtica.com Bajo los Estándares Boostrap AdminLTE-2.3.11