El día de hoy, aproximadamente un 33% de la población del mundo celebra el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo por lo que la esperanza y la buena voluntad llena el corazón de millones de personas, para ellos, es como si volvieran a escuchar aquellas palabras del evangelio de San Lucas, para mí, uno de los más hermosos pasajes de la Sagradas Escrituras: “Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloría a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad con los hombres!” Para muchos, alimentos en sus mesas, regalos al pie de un árbol adornado, la representación del nacimiento, la compañía de familia y quizás amigos, la satisfacción por haber contribuido con el “sueño de navidad”, cuidados paliativos, con obsequios para niños y niñas de escasos recursos. Para quienes reciben las buenas acciones, la consumación y materialización de esa esperanza llevada en el corazón por muchos años, la desaparición de la tristeza, las dificultades y sus penas, aunque sea por unos momentos. Miles más seguirán con la ilusión de que algo o alguien cambiará su destino, haciendo lo que pueden para sobrevivir otro día, como los enfermos alrededor del estanque de Betesda, esperando que un ángel mueva las aguas para tener la oportunidad de sanarse si llegan primero a las aguas, si no, una vez más, a esperar. Ruego para que esas personas no pierdan la fe, sus deseos, esperanzas, anhelos y continúen en su lucha de cada día y también para que el resto de la humanidad recuerde su fortuna y el deber que tiene con sus semejantes de ayudarlos a conseguirlos, que el año 2019 sea bueno para todos.

Me gusta 0 Me Gusta - 0 Comentarios
Copyright © 2018-2019 Agora Periódico. Todos los derechos reservados. Tel: 8923-8666
Desarrollado por Tuwebtica.com Bajo los Estándares Boostrap AdminLTE-2.3.11